Como si no pasara nada. Relatos

(1 valoración de cliente)

16,00

Categoría: Etiquetas: ,

Este libro de relatos abarca pequeñas historias y cada una de ellas contiene un gran mensaje, una vivencia inesperada de esas que puede ocurrirnos a cualquiera, a cualquier edad, en cualquier circunstancia.

Esa es la fuerza de su contenido: he enterrado a mi hermana, que era mi otra mitad; he salido del hospital con un disgusto inenarrable porque recogí unos análisis que me dieron un resultado imprevisto y negativo, vislumbrando un final que no será feliz… Y así, en la vida cotidiana, van ocurriendo sucesos que pueden ser dolorosos, alegres, impactantes, pero pase lo que pase nuestra vida no se detiene y continuamos inmersos en ella inevitablemente: mi hijo enfermó, el banco me da la espalda, ¿dónde están hoy mis amigos?, ¿cómo puede prescindir de mí aquel o aquella a quien más amé?, ¿despedirme de mi trabajo cuando me creía imprescindible?

Todo lo profundo, lo que nos duele y lo que nos consuela, lo que nos hace felices o inseguros ocurre… como si no pasara nada.

Información adicional

Año

julio 21

Páginas

182

Tamaño

15 x 21 cm

Autor

Paloma Alonso González-Ruano

ISBN

978-84-948924-1-7

1 valoración en Como si no pasara nada. Relatos

  1. María

    Paloma Alonso González-Ruano nos brinda un conjunto de relatos cortos tan diferentes entre sí como las sensaciones que provocan. Nos transportan con cariño a paisajes otoñales, a galaxias de emociones, a la frescura del champán frío y los lacasitos, a la impactante crueldad del hombre convertido en diablo y a la libertad de poder ser tú misma sin tener que gustarle a nadie, aunque para ello te vuelvas transparente. Todo ello… «Como si no pasara nada».

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este libro de relatos abarca pequeñas historias y cada una de ellas contiene un gran mensaje, una vivencia inesperada de esas que puede ocurrirnos a cualquiera, a cualquier edad, en cualquier circunstancia.

Esa es la fuerza de su contenido: he enterrado a mi hermana, que era mi otra mitad; he salido del hospital con un disgusto inenarrable porque recogí unos análisis que me dieron un resultado imprevisto y negativo, vislumbrando un final que no será feliz… Y así, en la vida cotidiana, van ocurriendo sucesos que pueden ser dolorosos, alegres, impactantes, pero pase lo que pase nuestra vida no se detiene y continuamos inmersos en ella inevitablemente: mi hijo enfermó, el banco me da la espalda, ¿dónde están hoy mis amigos?, ¿cómo puede prescindir de mí aquel o aquella a quien más amé?, ¿despedirme de mi trabajo cuando me creía imprescindible?

Todo lo profundo, lo que nos duele y lo que nos consuela, lo que nos hace felices o inseguros ocurre… como si no pasara nada.