DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER. Mari Ropero es, sin duda, fundamental en la historia de la editorial Hebras de Tinta, por ello queremos rendir homenaje a todo el talento depositado desde hace años en nuestra labor profesional, su entusiasmo para que sus publicaciones pudieran hacerse realidad y el inmenso cariño que mutuamente nos profesamos escritora y editorial.

Texto escrito por la escritora MARI ROPERO para la editorial Hebras de Tinta

Madrid, un día de marzo loco, como todos los meses, si una misma germina en la chispa de los días, primavera anticipada de un año lleno de cambios y proyectos. Y yo tan emocionante como este mes… pues os aseguro que la magia existe, que tengo la suerte de conocer el camino por donde transito cada vez que me pongo a escribir una novela, esos textos donde mis personajes caminan de mi mano y yo de las suyas. Alguna vez he pensado en cómo sería unir a tres mujeres de mis diferentes novelas, una de cada historia, para conocer de sus bocas cómo les va la vida y cómo ven ellas el mundo que nos rodea. Pues hoy he podido hacer realidad ese sueño con la complicidad de mi editorial desde hace muchos años, Hebras de Tinta.

Así que aquí os dejo con tres mujeres valientes, una de cada novela como ya he dicho, tan emocionadas como yo de que, por una vez, y espero que muchas veces más, se encuentren alrededor de una mesa. Lourdes, de ELLAS; Blanca, de CARTAS A LUCÍA y Noelia, de SIGO TUS HUELLAS… Ahora mismo, viendo la escena de saludos y besos, me viene a la mente Sandra, una mujer a la que todavía no conocéis, pues se trata de una de las protagonistas de mi próxima novela, y que estaría encantada de sentarse a compartir charla con ellas. También una escritora, María Marcos, que sin duda no os dejará indiferentes, ya que sin querer ha convertido un pedacito de su vida en el prólogo de la historia de Sandra.

Ellas. Mari Ropero. Editorial Hebras de tinta
Ellas. Mari Ropero.
Editorial Hebras de tinta

Lourdes está nerviosa y no deja de mirar el móvil. Blanca pregunta si espera alguna llamada importante, tal vez del trabajo. Pero ella responde que de su trabajo no, de su mujer, con la quedó en ir a recoger a la hora del cierre de la agencia de viajes que tienen e ir a comer; quiere contarle qué tal le fue en esta reunión tan peculiar. Blanca sonríe mientras ve la misma escena en Noelia que, al verse observada, se disculpa y comenta que siempre tiene el móvil cerca, ya que su hija aún es estudiante y prefiere estar localizada por lo que pudiera pasar, sobre todo hoy, que está lejos del pueblo donde viven.

—Pues, casualidades de la vida, yo también tengo mujer y una hija maravillosa; aunque ya no tan adolescente, ya pasamos esa etapa. Ahora está enfrascada en el sueño de su vida, como dice ella, abrir su propia librería —comenta Blanca.

Sigo tus huellas. Mari Ropero. Editorial Hebras de tinta
Sigo tus huellas. Mari Ropero. Editorial Hebras de tinta

Noelia felicita a Blanca por tener una hija que persigue un sueño tan bello, ya que estamos en un tiempo donde se cierran teatros para convertirlos en centros comerciales y salas de juego, donde los gimnasios son más importantes que los museos y donde, a las personas que leen, a algunas, les importa muy poco piratear un libro sin ser, creo, conscientes del daño que hacen.

—Mi actual pareja ha publicado un par de libros de poesía y estará feliz cuando le cuente que hay una valiente que lucha por reencontrarse con los libros de papel, con la ilusión de tener un rinconcito donde perderse entre olor a tinta y presentaciones de escritores que a lo mejor no salen en televisión, pero tienen mucho que decir —comparte Noelia.

Cartas a Lucía. Mari Ropero.
Editorial Hebras de Tinta

La charla se llena de confidencias que les hace pensar a las tres que ya se conocen de mucho antes de encontrarse hoy. Desde el primer momento se dan cuenta de que tienen muchas cosas en común. Tal vez sean los sueños que las tres tuvieron en algún momento de sus vidas y que hoy ya es la realidad en la que viven. No fue fácil, también son consciente de ello, mas sin duda merece la pena luchar por lo que de verdad se quiere. Su día a día no es sencillo, incluso cuando ya han superado muchos obstáculos. Los conflictos que se encontraron al principio de sus respectivas relaciones, se ven ahora reflejados en muchas actitudes de una sociedad que no termina de cambiar, ya que parece estar mirando continuamente a años pasados.

—No tengo la menor duda de que las personas estamos a años luz de lo que unos cuantos quieren que sean nuestras vidas —asegura Lourdes, a lo que sus dos compañeras de mesa dan la razón—. También os digo que tendría que ser muy desagradecida a la vida si solo me quejo, mi vida está llena y no solo es por tener a mi lado a una mujer maravillosa, sino también por la gente que nos rodea. El respeto, eso que tanto cuesta encontrar a veces, nosotras lo tenemos a toneladas; algo que, por supuesto, nos parece de lo más normal o así tendría que ser siempre —termina Lourdes.

Las tres exponen sus dudas acerca de que lo normal ha de ser el respeto, incluso por lo diferente:

—Quiero pensar que mi hija no encontrará rechazo en algún momento de su vida por tener tres madres: Marina, su madre biológica, con la que tuve el amor más grande que se puede tener, mi mujer y yo. Pero no solo rechazo por parte de sus compañeros, con eso del maldito acoso escolar por la orientación sexual de sus madres, no, sino más adelante, cuando ya esté lejos de su entorno y su familia. Algún día tendrá que volar, como hemos hecho todas —confiesa Noelia, con nostalgia.

Mari Ropero.
Escritora

Blanca da la razón, en parte, a Noelia, ya que conoce muy bien lo que está contando por lo vivido en su propia familia, aunque no quiere irse de esta reunión sin dejar abierta la esperanza a que algún día no tendrá que ser noticia si una mujer ama a otra mujer y todo lo que ello conlleva. No tendremos que dar las explicaciones que ahora hay quedar u obviar parte de nuestra vida para considerarnos normales, cuando en realidad ninguno lo es. Todos tenemos ese algo especial que nos hace únicos e irrepetibles.

—Y nosotras lo somos —se apresura a decir Lourdes.

Y sin lugar a dudas tiene toda la razón, ya que sin ellas hubiera sido imposible contar tres historias donde los conflictos que allí se viven, también son parte de una sociedad, esta, que es tan real como ellas.

No puedo dejar marchar a cuantas mujeres han leído esta historia sin emplazarlas a la presentación de mi próxima novela, donde tendrán la ocasión de conocer un “FARO” que da luz a caminos por donde caminan dejando su huella otras mujeres únicas e irrepetibles.

TODAS LAS NOVELAS DE LA ESCRITORA MARI ROPERO CUENTAN CON UNA SEGUNDA EDICIÓN A LA VENTA Y PUEDEN ADQUIRIRSE EN LA EDITORIAL HEBRAS DE TINTA