Hablamos con nuestra escritora MARI CREU ROYO GARCÍA, autora del libro sobre educación emocional que estamos preparando en la editorial Hebras de Tinta. Nuestro editor está inmerso en la revisión de contenido para que nada escape a la buena edición de la obra.

Acostumbrarse a hablar de las emociones, identificarlas en nuestra vida cotidiana, evitar enjuiciar el comportamiento de otros para poder valorar cómo se sienten, abrirnos a la empatía, dar significado a los sentimientos para llegar a comprender nuestra forma de ser en el mundo… ¿por qué es tan difícil todo ello si, en realidad, es lo que más nos acerca al conocimiento de nosotros mismos?

Editorial Hebras de Tinta: Estás inmersa en la publicación de tu primer libro como escritora profesional en la rama de la educación emocional, cuéntanos cómo has llegado hasta aquí. ¿Quién es la mujer que hay detrás de estas palabras?

Mari Creu Royo: La mujer que hay en mí es, simplemente, una persona con inquietudes y con retos en la vida; desde el crecimiento personal hasta el servicio a los otros, acompañando a niños/as y adultos en esta aventura de la vida que, conscientemente, me permito transitar con amor, generosidad y humildad.

Soy una persona a la que le gusta aprender de todo y de todos para poder viajar por nuestro mundo con una carga menos pesada y un equipaje para compartir. Una persona con fe y esperanza en el poder de reinventarnos a cada paso si incorporamos la inteligencia emocional en nosotros mismos/as y en nuestro entorno. Soy una mujer que se siente parte de la construcción y la reconstrucción del ser humano para convivir con paz y esa armonía; a veces olvidada y muchas veces manipulada. Una persona que cree en la dignidad humana y su libertad para provocar cambios que favorezcan la convivencia; primero con nosotros/as mismos, con la familia, con la escuela, el barrio, el pueblo o ciudad… y así, sucesivamente, ampliar y mejorar nuestras relaciones humanas para ser, estar, convivir y evolucionar.

Editorial Hebras de Tinta: A lo largo de las páginas de tu libro haces un recorrido “emocionante” a través del patrimonio humano que todos albergamos en nuestro interior. ¿Podría hacernos una pequeña visita guiada por ese paisaje personal? ¿Por qué si está al alcance de todos son muy pocos los que se atreven a recorrerlo sin prejuicios o sin miedo?

Mari Creu Royo: Porque para ello debemos ser humildes, conectarnos con nuestra esencia, no con nuestro ego. La esencia es amor, entendido como el amor universal. Y ello nos madura como personas, en la confianza y en la libertad. El ego nos lleva a la manipulación, al poder mal entendido y al miedo.

Así pues, necesitamos tener coraje y permitirnos una mirada hacia dentro, apostando por un trabajo individual antes que colectivo.

Editorial Hebras de Tinta: Háblanos de los principales temas de interés que vamos a encontrar en tu primer libro. ¿Hasta qué punto es fácil sintetizar tanta riqueza emocional? ¿Cómo ha contribuido tu experiencia profesional en este libro?

Mari Creu Royo: Los temas del libro los marcan las preguntas de las familias que he tenido el placer y el regalo de haber acompañado. A partir de esas cuestiones, desarrollo respuestas desde la educación emocional: emociones, pasos a seguir, relatos, frases y actividades que pretenden dar una perspectiva amplia y actual, que invitan a hacer un viaje donde los viajantes son diversos y los procesos de crecimiento constantes. Se trata de un viaje donde en el movimiento es nuestro “patrimonio emocional” y no un destino material.

Mi experiencia profesional empieza por mis vivencias como persona, hija, hermana, pareja, madre, maestra y profesional; todo ello en continuo aprendizaje y renovación. Es todo ello por lo que he hecho este libro: para compartir mis experiencias y mi formación, mis reflexiones, mis metáforas y mis propuestas prácticas, para dejar una huella de quién soy y qué aprendizajes puedo mostrar en y para nuestras familias, donde nuestros tesoros son nuestros hijos/as, que esperan que seamos humanos y corresponsables como guías de sus vidas.

Editorial Hebras de Tinta: Y hablando de ello, de tu extensa carrera dedicándote a la educación emocional de los demás, ¿cuál es tu trabajo en ese terreno, tus etapas profesionales hasta llegar aquí?

Mari Creu Royo: Mis etapas profesionales han sido: maestra durante más de treinta años, psicopedagoga, formación que cursé ya en la madurez y con plena conciencia para ampliar mi perspectiva en la enseñanza y el aprendizaje. Después llegó la especialización en Ecología Emocional en el Instituto de Ecología Emocional de Barcelona, así como un Máster en Educación Emocional en la Universidad de Barcelona.

A partir de aquí, no he hecho otra cosa que impartir conferencias, talleres y formación en todos estos ámbitos. Hecho todo esto como una oportunidad para crecer y acompañar al crecimiento de pequeños y grandes.

Este libro es, ante todo, una GUÍA EMOCIONAL PARA LAS FAMILIAS. Aquí encontraremos la realidad y concreción de en qué consiste, quién puede necesitarlo, cómo nos puede ayudar.

Esta escritora ha publicado varios cuentos infantiles en esta casa editorial, (Pepe y Adela, de la tristeza a la alegría; Un día con Ana y Rita, la granota creativa) y alguno de ellos con varias ediciones. Ello la avala como mujer inquieta que encuentra en la educación y la cultura el motor de transformación de nuestro entorno; entendiendo como entorno las personas.